La marca personal, clave en la búsqueda de empleo


  • 27 de septiembre de 2020

  • Diario Sur

Andrea Jiménez


Los expertos apuestan por la formación continua y la especialización para revalorizar el perfil como candidato, en un mercado laboral que demanda habilidades tecnológicas y dominio de idiomas


La crisis del coronavirus ha cambiado a la sociedad en todos sus ámbitos. Uno de ellos es el mercado laboral, donde se ha acelerado un cambio que ya venía anunciándose en los últimos años: la gran demanda de los perfiles tecnológicos. En un momento de gran incertidumbre tras numerosos ERTE y despidos, especialmente en el sector turístico y hostelero, los expertos recomiendan potenciar la marca personal como factor diferenciador a la hora de buscar trabajo, así como una continua formación y especialización, para revalorizar el perfil que más demandan las empresas actualmente: el que incluye dominio de idiomas y habilidades digitales. «Hay que dar un lavado de cara a nuestro currículum, el objetivo debe ser captar la atención y actualizar experiencias para hacerlo más atractivo y que las empresas puedan ver quiénes somos realmente», explica Álvaro Ceballos, Sales Manager de Randstad Professionals, que asegura que los perfiles relacionados con el sector logístico, sanitario, productivo o 'e-commerce', son los más demandados actualmente por las empresas. «Internet ha revolucionado la manera en la que consumimos, y hay que aprovecharlo para dar a conocer nuestra marca personal. Hay que potenciarla a través de las redes sociales y los portales de empleo, con perfiles constantemente actualizados, lo que nos dará visibilidad y posicionamiento para acercarnos a las empresas».


Asimismo, Ceballos explica que para revalorizar nuestro perfil como candidato hay que invertir tiempo en la formación. «Los cursos 'online' van a enriquecernos tanto personal como profesionalmente. Hay que reforzar el aprendizaje para tener éxito y mejorar nuestra empleabilidad».


Para diferenciarse, la directora del proyecto Lydes y del área de gestión de Jóvenes Talentos del Instituto San Telmo, Elena Serrano, subraya que se deben adquirir conocimientos de gestión de empresas y de aptitudes, relacionadas con el trabajo en equipo, negociación y comunicación. «Si quieres tener una marca empleable y ser atractivo para las empresas tienes que formarte continuamente. Un grado universitario se queda corto, hay que combinarlo con otro tipo de aptitudes».


En este sentido, Serrano asegura que hay una gran demanda de perfiles tecnológicos con idiomas en las empresas. «Cuesta trabajo encontrarlos, pero es lo que más tirón tiene. Por eso, lo que estudies no importa, las empresas valoran el potencial y las herramientas que puedas llegar a desarrollar. Hay que especializarse, y es muy importante la capacidad de adaptación», cuenta.


De esta forma, la crisis del coronavirus ha traído un aumento de la demanda de puestos de trabajo especialmente en mandos intermedios y directivos, según cuenta Pedro García, de Standby Consultores. «Lo que triunfa es la especialización. Las empresas nos piden menos comerciales generalistas y más Key Account Manager. El mercado demanda perfiles más concretos, con conocimientos diferenciadores y una soltura razonable con el inglés. El currículum es lo que te diferencia frente a otros competidores».


Asimismo, García indica que todos los niveles pueden cualificarse. «Hay plataformas tecnológicas gratuitas y tutoriales en las redes, el acceso al conocimiento es brutal. Una titulación no te va a dar un mejor acceso, lo que te da acceso es el conocimiento».


De esta forma, explica que los empleados que se encuentren en ERTE pueden aprovechar esta etapa para reinventarse. «Los ERTE no son vacaciones. Hay que reflexionar sobre dónde nos encontramos profesionalmente, analizar las debilidades y convertirlas en fortalezas, investigando los sectores que se están potenciando».


Por ello, los trabajadores de sectores castigados por la crisis del coronavirus, como el turismo, pueden optar por reciclarse en otro tipo de empleos. «Se pueden reconducir hacia sectores comerciales, como el agroalimentario, que busca capacidades como el poder trabajar a turnos, la atención al cliente u otras competencias relacionadas», explica Álvaro Naranjo, director de Servicio de Adecco Andalucía.


Este cambio en el mercado laboral también ha hecho que las escuelas de negocios se adapten a la nueva realidad, con cursos y titulaciones más orientadas al sector tecnológico, como es el caso de ESIC Málaga, que este año incorpora un título en 'Digital Business', según afirma su director, Ignacio de la Vega. «Hemos tenido una demanda brutal. Es una formación muy técnica, con conocimientos de robótica y programación web, que es lo que se pide hoy en día, buenas habilidades en temas digitales».


Esta escuela de negocios retoma las clases en las próximas semanas, con un sistema que combina clases presenciales y 'online'. «Hemos instalado pantallas gigantes en cada una de las aulas, para que los profesores puedan ver a todos los alumnos que siguen la clase desde casa», explica De la Vega.


En este sentido, el teletrabajo se ha convertido en una parte muy importante dentro de las empresas, que se preparan para volver a trabajar desde casa si es necesario. «Es muy relevante esa reconversión de las empresas, que deben estar preparadas para el teletrabajo, al igual que sus empleados», cuenta Naranjo.


Para ello, se han habilitado cursos sobre esta modalidad, algunos de ellos gratuitos, como el de EADE Málaga, al que se puede acceder desde su web, según detalla el director de la escuela, Gabriel Arrabal. «La pandemia ha subrayado la importancia de disciplinas en las que veníamos trabajando en los últimos años, como la ciencia de datos, la automatización de procesos, la robotización, la inteligencia artificial, la biomedicina, la ciberseguridad, la logística y la consolidación del teletrabajo», explica.


Asimismo, asegura que la sociedad española tiene un «gran reto» por delante: superar la incultura tecnológica. «Los hogares españoles han priorizado otros gastos antes que los ordenadores y el aprendizaje de su uso. La formación sigue siendo el único ascensor social posible. Los profesionales con mayor cualificación tienen más fácil el acceso al mercado de trabajo en tiempos de crisis», indica Arrabal.


El dominio de idiomas,la asignatura pendiente en el currículum


El dominio de idiomas, especialmente el inglés, se ha convertido en un requisito indispensable a la hora de encontrar trabajo. Aunque sigue siendo en muchos casos la asignatura pendiente en el currículum, la formación y la soltura en otras lenguas conforma una parte muy importante del proceso de selección de una empresa. Actualmente, con la llegada del teletrabajo, los empleos en el extranjero han aumentado, pero para acceder a ellos es indispensable dominar el inglés, como explica el director de ESIC, Ignacio de la Vega. «Hay muchos puestos de trabajo fuera de España, relacionados con perfiles digitales, para los que es necesario saber inglés».


En este sentido, asegura que ya no es tan importante acreditar el nivel de idioma mediante títulos, sino que se valoran otras aptitudes. «La titulación les da igual, hay que manejarse bien en conversación, porque la entrevista será en inglés, y hay que saber hablarlo perfectamente».


Para ello, De la Vega recomienda adoptar nuevas costumbres en el día a día además de continuar con la formación en inglés. «Recomiendo muy encarecidamente ver series y películas en inglés, para mejorar el nivel».


Para los que no dispongan de mucho tiempo de cara a formarse en academias o escuelas de idiomas, existen otros métodos online también válidos. «Creo que todos los trabajadores tienen que dedicar un tanto por ciento de su presupuesto anual y de su tiempo a la formación que mejore su especialización», indica Manel Fernández, profesor colaborador de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC.


En muchos casos, las entrevistas de trabajo se desarrollan en inglés completa o parcialmente, como explica De la Vega. Si antes de la pandemia el 40 % de las entrevistas de trabajo ya se desarrollaban en formato virtual, ahora la tendencia ha aumentado exponencialmente, según cuenta Gina Aran, profesora colaboradora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC, que ofrece algunas claves para enfrentarse a estas citas. «Tenemos que comprobar que la tecnología funciona bien, y ser puntuales y formales. El fondo debe ser lo más neutro posible y con buena iluminación».


Asimismo, asegura que la pregunta '¿Qué has hecho durante el confinamiento?', será una de las habituales en la era post-Covid. «Aquí se puede ofrecer una pincelada más personal, pero lo que realmente están valorando son habilidades como la adaptación al cambio o la gestión de conflictos, así que son buenas respuestas las que demuestran que durante este periodo hemos sido proactivos. Decir que hemos aprovechado para hacer un curso de formación también es una buena respuesta».

Compartir en: