Cómo identificar y combatir una oferta de empleo falsa


  • 23 de junio de 2019

  • Expansión

Montse Mateos


¿Quién no ha recibido una oferta de empleo por email? El correo electrónico es la herramienta de comunicación, pero cuando se trata de empleo es el canal perfecto para, en el mejor de los casos, hacer una base de datos, con una oferta de trabajo ficticia. Lo peor de todo es cuando además esta estafa laboral pasa por la extorsión económica. Conocer las alertas es clave para no caer en la trampa.

"Encontré su perfil en LinkedIn y se adapta a un proyecto empresarial con inmensos beneficios. Confío en que podamos establecer una vía para trabajar en dicho proyecto, para lo que me basaré en su respuesta". Esta es la transcripción exacta de un mensaje real enviado a un email corporativo de una persona. Quien lo firma es el consejero delegado de una empresa con dirección en China. Es el ejemplo de una de las ofertas falsas que pululan en la red y cuyo objetivo está muy lejos de ofrecer un empleo. Los denominados fake employment proliferan cada vez más. José Prieto, socio de laboral de Baker McKenzie asegura que lo más habitual es que estas ofertas lleguen a los buzones de correo corporativo: "Son menos habituales en redes sociales como LinkedIn que cuentan con filtros para frenar la circulación de este tipo de mensajes fraudulentos". Aunque animado por los beneficios económicos que se presuponen al aceptar estas ofertas tenga la tentación de hacer clic, conviene que actúe con cierta cautela y que no se deje llevar el buen sueldo.


Belén Arcones, directora general de IMFBusiness School, afirma que "uno de los detonantes que alertan de que nos encontramos ante una oferta de empleo falsa es el hecho de que sea la propia empresa la que contacta directamente con nosotros, sin que nos suene haber presentado nuestro currículo o postulado a la oferta a través de algún formulario web". También alerta Arcones sobre las remuneraciones elevadas de un empleo "para el que no se pide experiencia previa, horarios extremadamente flexibles, incorporaciones inmediatas, y para el que no ofrecen una descripción detallada del trabajo a realizar".

Remuneraciones elevadas, horarios muy flexibles y no pedir experiencia suelen ser las alertas


Prieto recomienda tener especial cuidado con los que proceden de falsos cazatalentos -headhunter- que solicitan a través de email el contacto telefónico del destinatario o una respuesta a través de ese medio. "Antes de ser proactivo conviene llevar a cabo una verificación del origen, ya sea una persona o una empresa. Otra opción es solicitar información sobre el proyecto, el puesto u otro tipo de detalles que puedan desenmascar al reclutador". Carlos Javier Galán, profesor de Derecho Laboral de la UOC y abogado, también aconseja acudir a la fuente original: "Si aparece el nombre de la empresa, una buena opción es visitar su web corporativa y comprobar que realmente tiene un proceso de reclutamiento abierto. Si no es así puede ser útil ponerles en alerta sobre la oferta que hace un uso fraudulento de su marca". Andrés Fontenla, socio director de Recarte &Fontenla executive search, apela a "la prudencia antes de acceder a una oportunidad de empleo y ser selectivos, tanto más cuanto más sénior es la experiencia. Si la oferta de empleo es de captación, es decir, a través de medios masivos hay que pensar si verdaderamente es necesario o incluso oportuno responder".

Las pistas

Recibir correos electrónicos de headhunters es más habitual porque en la búsqueda directa la discreción y la confidencialidad es la base de su trabajo. Sin embargo, conviene recordar que la mayoría de los cazatalentos contactan con los posibles candidatos vía telefónica. Fontenla explica que "no cree que una oferta de empleo falsa se haga de forma personalizada, es decir, a través de una llamada telefónica, dado que requiere de una intencionalidad y premeditación que puede quedar en evidencia de forma gratuita y con más facilidad".

Si el nombre de la empresa aparece en la oferta, conviene chequearla en la web corporativa


Arcones apunta otra pista que puede poner en alerta al destinatario: "Las empresas cuidan mucho su imagen a la hora de buscar nuevos talentos, por lo que una oferta o email redactado con faltas ortográficas, errores gramaticales o un lenguaje poco profesional indica que nos encontramos ante una estafa". Advierte también sobre anuncios online que solicitan el DNI, número de cuenta o tarjetas bancarias, "son informaciones innecesarias para la empresa hasta que somos oficialmente contratados".

Galán previene sobre los mensajes que animan a llamar a un número de teléfono que suele ser de cobro revertido: "Algunos son extranjeros, pero otros son españoles y sólo al llamar advierten a través de una locución que hay que marca otro número a través del cual extorsionan. En este último caso es más difícil de denunciar".

La defensa

Encontrar a un culpable de los fake employment es complicado. Bosco Espinosa de los Monteros, EUpresales manager de Kaspersky Lab -multinacional dedicada a la seguridad informática-, explica que "tiene que tratarse de algo muy específico, pero en lo que detectamos colaboramos con el gobierno y las fuerzas de seguridad para averiguar de qué servidor proceden. Normalmente están ubicados en el extranjero y después de hacer todos los trámites de la denuncia el servidor puede desaparecer". Arcones aconseja que "si finalmente el solicitante sospecha o detecta que una oferta es falsa lo mejor es ponerse en contacto con el Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil. Si accedemos a ella a través de portales oficiales de búsqueda de empleo, habría que ponerlo en conocimiento de los propios administradores de ese sitio web".

Cara a cara

Se da rara vez, pero puede ser que el proceso de una oferta falsa llegue hasta la entrevista personal. Arcones aconseja pedir toda la información y no acceder en ningún caso a pagar cursos de formación o realizar algún tipo de desembolso previo, sin tenerlo todo por escrito y firmado por ambas partes". Galán no descarta, en función de la oferta, llevar una grabadora para recoger toda la entrevista y, por supuesto, aprovechar para preguntar todas las dudas sin pudor.

Claves para no caer en la trampa

Las fechas previas a las vacaciones de verano y las navidades son las más proclives a la búsqueda de empleo, y también son las épocas en las que en mayor grado proliferan las ofertas de empleo falsas. Pero parece que cualquier momento es bueno. Durante el primer trimestre de 2019, los expertos de Kaspersky Lab han detectado sofisticados correos electrónicos spam, con ofertas de trabajo falsas y atractivas que parecían provenir de reclutadores de recursos humanos de grandes compañías. Sin embargo, el origen de esos correos electrónicos era 'spammers' e instalaban 'malware' en los dispositivos de los usuarios para robar dinero. Para rastrear estos correos electrónicos, los investigadores de Kaspersky Lab utilizan 'honeypots', trampas' virtuales capaces de detectar correos electrónicos maliciosos y atrapar a los actores de amenazas. Bosco Espinosa de los Monteros, EU 'presales manager' en Kaspersky Lab, explica que muchas de estas ofertas son fruto de una ingeniería social muy bien elaborada: "Las redes sociales son una fuente de información muy útil para localizar perfiles y hacer ofertas dirigidas que capten la atención del destinatario". No obstante, explica que hay ciertas pautas que pueden ser muy útiles para identificar estos 'fake employment':

Comprobar que el nombre y empresa de quien procede el correo es exacto.

Sospeche de un 'mail' desestructurado o con un interlineado incorrecto.

No pinche el link, puede redirigirle a un sitio en el que por detrás se inicie la descarga de un software. Es recomendable copiar y pegar en el navegador.

Asegúrese de que los enlaces son legítimos y empiezan con 'https' en caso de que se solicite información personal o financiera.

Consulte el sitio web de la empresa para comprobar que hay vacantes.

Haga una llamada telefónica para asegurarse de que la oferta es real.

El cortafuegos de LinkedIn contra los 'fake'

LinkedIn aglutina 20 millones de ofertas de empleo. La red profesional asegura que las ofertas de empleo fraudulentas constituyen una parte muy pequeña de todos los trabajos de LinkedIn: "Tenemos medidas técnicas en marcha, que estamos mejorando constantemente, para eliminar estas ofertas antes de que salgan a la superficie. Cuando se detecta este tipo de actividad, trabajamos para eliminarla y evitar que vuelva a ocurrir en el futuro (...). Los solicitantes de empleo deben estar alerta sobre cualquier oferta que les pida que proporcionen información financiera o que realicen cualquier transacción monetaria". Para alertar posibles abusos, aconseja a sus usuarios a utilizar su Centro de Ayuda y el Centro de Seguridad, en el que se recogen consejos como:

No comparta su información personal, como números de identificación emitidos por el gobierno, fecha de nacimiento, tarjeta de crédito o número de cuenta bancaria con personas que no conoce.

No introduzca nombres de usuario, contraseñas u otra información personal haciendo clic en los enlaces de los mensajes de correo electrónico. Lo mejor es ir directamente al sitio web escribiéndolo en su navegador.

Cuando solicite empleos online, tenga cuidado con aquellos reclutadores que le pidan que envíe información a una dirección de correo electrónico que no esté asociada con la empresa. El dominio de correo electrónico debe contener el nombre real de la empresa, como @linkedin.com.

Compartir en: