Cómo afrontar la desmotivación en la búsqueda de empleo


  • 11 de octubre de 2018

  • www.hacesfalta.org

www.hacesfalta.org


Buscar empleo puede llegar a ser un proceso muy duro, con épocas en las que inevitablemente la ansiedad nos ataca cuando menos lo esperamos. No saber cómo va a ser, si nos llamarán, qué pasará, nos produce miedo e incertidumbre. Pero precisamente este bucle de pensamientos es uno de los motivos que nos puede llevar a no encontrar el trabajo que queremos. ¡Te contamos cómo afrontarlo!


Para ayudarte a darle la vuelta a la tortilla hemos creado una guía que te ayude a ver más allá de la búsqueda, con acciones que te despejarán la mente y, a la vez, te aportarán beneficios en el proceso. 


- Planifica tu día a día: la rutina nos ayuda a organizarnos y a sentirnos mejor. Márcate algunos objetivos pequeños como mantener tu casa en orden o hacer ejercicio un par de veces a la semana, y otros más concretos, limitando las horas que le dedicas a tu búsqueda de empleo y reservando momentos para tu ocio y aprendizaje personal. Una buena manera de empezar es hacerlo semanalmente, de manera que puedas ir viendo los resultados de tu planificación a corto plazo.


- Haz ejercicio y despeja la mente: haciendo ejercicio segregarás endorfinas, las hormonas de la felicidad. Aunque solo sea por eso, planificar en tu semana al menos un par de días de cualquier ejercicio que te guste sumará un plus a tu rutina. Además, te ayudará a sentirte mejor físicamente, más animado/a emocionalmente y con más energía en tu día a día.


- Sal de casa: parece una obviedad, pero en muchas ocasiones tendemos a “atarnos al sofá” para no gastar dinero o porque sentimos que no podemos usar nuestro tiempo para nada que no sea buscar trabajo. Un paseo por el parque, una exposición gratuita o ir a hacer ese trámite que sólo se puede hacer por las mañanas (y para el que no tienes tiempo cuando trabajas) son solo 3 de las muchísimas opciones que hay.


- Haz cosas nuevas: nunca sabes dónde descubrirás una nueva afición o dónde aprenderás algo útil que añadir a tus competencias laborales. Es el momento de hacer todas esas actividades que alguna vez has pensado “y si probase…”. Será divertido, te ayudará a poner tu mente durante un rato en otro tema y, probablemente, te enseñe algo nuevo.


- Apúntate a cursos: seguro que cuando tenías trabajo has pensado alguna vez “ojalá tuviera tiempo para formarme en tal o en cual cosa”. Es el momento: busca cursos, talleres o conferencias a las que ir en las que, además de hacer algo diferente, pondrás tu mente a funcionar, conocerás gente nueva y adquirirás conocimientos que llevarte a tu cv.


- Haz un voluntariado: hay mil causas con las que te gustaría colaborar pero no tienes nunca tiempo. ¡Este es tu momento! Hacer un voluntariado te ayudará a adquirir competencias que podrás añadir a tu cv profesional, pero además de eso, es una manera fantástica de aprovechar el tiempo libre que ahora tienes en algo que te importa y que ayuda a otr@s.


- Ve a charlas y haz networking: seas del sector que seas siempre hay una charla, ponencia o evento para ti. Es un gran momento para estar al día en tu campo, aprender sobre las últimas tendencias y ampliar tu red de contactos. ¿Qué puede pasar? Que conozcas a alguien que conoce a alguien que sabe de alguien que necesita un perfil como el tuyo. ¡Anímate!


Aun así, los días que toda esa pesadumbre vuelva a aparecer, intenta pensar que no estás solo/a y apóyate en tus redes para que al menos sean algo más llevaderos. Tu próximo trabajo está a la vuelta de la esquina.

Compartir en: